Cavernicolas Actuales

La paradoja esquimal.

Mucha grasa, poca fruta y verdura

Si hay una dieta paleo actual que es ancestral y que desafía el pensamiento convencional en el tema de la nutrición, es la dieta de los esquimales. Por razones obvias, no comen 5 raciones de verdura y fruta diarias. Por el contrario, comen gran cantidad de grasas (hasta un 75% de sus calorías) mucha proteína y en cambio los hidratos de carbono se reducen al 01% o 02% del total de calorías. Sin embargo, las poblaciones esquimales están libres de la mayoría de los problemas que aquejan a gran parte del resto de la población mundial casi sin excepción.

A pesar de tener caras “gorditas”, su índice de grasa corporal es más bajo que la media de todo el resto de países. De hecho, esa carita hinchada, corresponde a una adaptación al frío, ya que es su parte del cuerpo que más expuesta se encuentra al frío polar. Prácticamente se desconocen casos de esquimales muertos de infarto, y tampoco muestran síntomas de caries o problemas dentales. Siempre claro está, hablemos de poblaciones esquimales que sigan viviendo como sus antepasados, que cada vez son menos.

¿Están adaptados a comer de otra forma?

Para nada, de hecho, uno de los problemas que tienen aquellos esquimales que se han occidentalizado, y que por tanto, han adoptado costumbres nutritivas distintas (carbohidratos, lácteos, aceites trans, etc), es que ya en una misma generación, empiezan a tener problemas de obesidad, caries, problemas cardiovasculares y otras enfermedades modernas.

¿Qué comen los esquimales?

Básicamente, carnes de pescados, focas, ballenas, y sobre todo sus grasas. Uno de los graves problemas con las dietas basadas en una alta proporción de proteínas, es que si no se acompañan de suficiente cantidad de grasas, se vuelven tóxicas. Se produce un fenómeno conocido como intoxicación por proteínas, felizmente nosotros tenemos las verduras, nueces y frutas entonces podemos balancear perfectamente nuestras raciones de proteína y grasas junto con vegetales, nueces y frutas en porcentajes correctos.